Recapitulación

EL LENGUAJE COMO VEHÍCULO DE LA INTERPRETACIÓN DEL TEMA ASTRAL

Como vemos, la segunda parte de este manual consta de tres capítulos: «El tema astral», «Interpretación» y el presente capítulo, al que denominamos «Recapitulación». Y efectivamente, nos parece llegado el momento de recapitular sobre esta segunda parte.

De entrada, hemos hablado del tema astral. El tema astral, a lo largo de los siglos, ha tomado alternativamente la forma de un círculo —en épocas, un cuadrado—, en cuyo interior venía inserto el símbolo de los astros del Sistema Solar. Es decir, que se trata de una imagen simbólica. Esta imagen simbólica es la representación de unos arquetipos: los principios encarnados por los cuerpos celestes.

Pero esta imagen simbólica, la rueda zodiacal con los astros insertos en ella (cuyo modo de construir sus coordenadas y cálculos hemos expuesto en el capítulo de «El tema astral»), no es más que eso: una imagen expresada en lenguaje simbólico.

Sin embargo, el segundo capítulo, el de la «Interpretación», es, de hecho, una exposición del intento de aproximación, de interpretación, de este lenguaje simbólico de la rueda zodiacal a través de un lenguaje en palabras, racional, mediante una explicación verbal del símbolo.

Ello nos lleva, ahora, a una reflexión sobre el lenguaje y sobre el protagonismo y relación entre sí de los que hacen posible este lenguaje: el astrólogo y el consultante. Esta reflexión no puede ser, naturalmente, más que somera y superficial, dada la cabida limitada de estas páginas y dado que este trabajo tiene como objetivo simplemente el ser una introducción a la interpretación astrológica.

Deja un comentario

Identificación