Trabajo

El sector laboral, o sector VI, empieza en el signo de Sagitario y continúa en el de Capricornio. Júpiter, regente de Sagitario, se encuentra elevado en casa X —éxito profesional—, en armonía con Plutón y con Saturno, regente este último de Capricornio y en el sector VIII. Asimismo, vemos que Urano se encuentra en el sector VI, en inarmonía con Luna y Neptuno y en armonía con Venus.

Vimos con anterioridad que, según el sistema de Marc Edmund Jones, Urano era el que regía la estructura en forma de «cuenco», prototípica del tema astral de Dalí. De todas formas, el que Urano se encuentre en el sector del trabajo quiere decir que éste es un trabajo uraniano, o sea, un trabajo anticonvencional, creativo, extremadamente original y progresista. En suma, revolucionario.

Este Urano se encuentra en inarmonía con la Luna, regente de la personalidad y el astro más elevado del tema, ya que se encuentra en el Medio Cielo (MC), en inarmonía con Neptuno, regente de la mente, en el sector de la insania. Es decir, nos habla de un trabajo extremadamente fantasioso, imaginativo y original, que puede llegar a ser delirante. Sin embargo, y por otra parte, Urano se encuentra en armonía con Venus. Venus, señora de Tauro, tiene bajo su disposición al stellium de Tauro formado por la conjunción Sol-Mercurio y Marte. Marte es el señor del Medio Cielo, es decir, de la proyección socioprofesional; Mercurio es el señor del sector analítico (II); y el Sol, el señor del dinero; todo ello se halla en el sector de las aspiraciones, es decir, que toda esta originalidad puede ser encauzada positivamente a través de una gran obra artística, obra que será extraordinariamente original (armonía Venus-Urano) e inspirada (armonía Venus-Neptuno). En definitiva, en el caso de Dalí esta armonía Urano-Venus es dominante en el tema, ya que Venus es considerado como el planeta dispositor del tema. Por otra parte, hemos dicho que Júpiter —regente del sector laboral y de Urano, puesto que ambos se hallan en Sagitario— se encuentra elevado en el sector X y en Aries, en armonía con Plutón y Saturno. Es decir, que toda esa originalidad, a la larga y al final, siempre encontrará una capacidad de expresión externa, de proyección socioprofesional a través de una forma profunda (Plutón) y constructiva (Saturno).

Deja un comentario

Identificación