Proyección social

Ante todo, vemos cómo el regente de la personalidad, el regente del Ascendente, la Luna, es el astro más elevado del tema, ya que se encuentra en el MC.

Es evidente, pues, la necesidad personal de una proyección socioprofesional. Esta Luna se encuentra en Aries, es decir, en un signo de Fuego, de dinamismo y de actividad, lo que indica una voluntad consciente y positiva.

«El disfrazarme era en mi niñez una de mis pasiones más fuertes (…). Recibí un obsequio (…), consistente en un manto de armiño, un cetro de oro y una corona de la cual pendía una peluca blanca, solemne y abundante. Aquella noche me miré al espejo, llevando la corona, con el manto colgado de mis hombros y el resto de mi cuerpo completamente desnudo. Luego empujé hacia atrás mis partes sexuales y las escondí apretándolas entre mis muslos, para parecerme lo más posible a una niña. Ya en esa época adoraba tres cosas: la debilidad, la vejez y el lujo. Pero, por encima de estas tres representaciones del “yo”, dominaba el “sentimiento imperialista de soledad absoluta”, cada vez más poderoso, y siempre acompañado de ese otro sentimiento que había de servirle de marco, su rito, por decirlo así —el sentimiento de “altura”—, de la “cumbre” (…). Desde mi primera infancia me esforcé desesperadamente por estar en la “cumbre”. He llegado a ella, y ahora que estoy en ella, en ella me quedaré hasta que muera.»68

Sin embargo esta Luna, como sabemos, se encuentra en inarmonía con Neptuno y Urano, lo que puede indicar bastante dispersión y conducir hacia derroteros de insania y demencia. Realmente, la imagen de Dalí siempre causó escándalo, era una imagen provocativa, excéntrica y agresiva. Agresividad debida a encontraros. se esta Luna bajo la regencia de Marte, señor también del MC, en Tauro, en unión a Mercurio-Sol, lo que inclina a la mordacidad verbal y la agresividad personal; y todos ellos en inarmonía con Saturno: ahí hay retorcimiento, desvirtuación, tormento. Pero, una vez más, este stellium en Tauro se encuentra bajo la regencia de su señora Venus, diosa del arte, también en Tauro, y en el sector de la proyección social, aunque asimismo cercana al sector de los deseos y aspiraciones. Es decir, que, finalmente, toda faceta es sublimada y encuentra una vía de escape a través de la obra artística, inspirada y original (armonía de Venus con Neptuno y Urano), mediante la cual se superan todas las contradicciones.

«Desde el punto de vista estético (…) lo más a menudo son precisamente las tendencias heterogéneas y anarquistas, que presentan la mayor complejidad de antagonismos, las que conducen al reino triunfante de las más rigurosas jerarquías de la forma.»69

«La belleza es la suma de la consciencia de nuestras perversiones.»70

Y realmente es así, el arte salva a Dalí de la locura, de la pobreza, de sus contradicciones internas… En suma, el arte salva su vida.

Pero hablando de su proyección externa vemos realmente que, aunque el Medio Cielo se encuentra en conjunción con la Luna y en armonía con Marte, es decir, con la posibilidad de una gran popularidad (Luna) y con una buena dosis de energía —ya que Marte es además su regente—, sin embargo, su inarmonía con Neptuno y Urano indica el riesgo de una imagen escandalosa, así como desaprovechamiento de grandes oportunidades. Él mismo dice que la mayoría de sus inventos fueron comercializados por otros. Y, para empeorarlo, Marte, regente del Medio Cielo, se encuentra en inarmonía con Saturno: es decir, éxito sí, pero a costa de un gran trabajo, de un gran esfuerzo y de un gran rigor y concentración de todas las energías, y acompañado, naturalmente, de una buena dosis de angustia. Pero también, y por suerte, Júpiter, planeta de la expansión y astro de la felicidad, se encuentra elevado en el sector X y en armonía con este problemático Saturno, además de con Plutón: es decir, que su profundidad y capacidad de organización le permiten una gran proyección externa, una proyección positiva y satisfactoria. (Hay que recordar que este Júpiter es regente del sector laboral.) En definitiva, popularidad sí, popularidad como objeto de su vida, pero a costa de un grandísimo esfuerzo, y ayudado por una gran capacidad de trabajo y una enorme perseverancia y tenacidad, amén de grandes dotes organizativas.

Deja un comentario

Identificación