Sectores astrológicos

Las configuraciones planetarias formadas en el cielo un día cualquiera son las mismas para todos. ¿Cómo pueden, entonces, tener una relación directa e individual con un recién nacido, por ejemplo? La relación viene dada por la adecuación de ese cielo a un momento y lugar concretos. Es decir, en cómo ese cielo zodiacal, compuesto de doce signos, es visto desde un lugar determinado a una hora exacta (el lugar y la hora del nacimiento), y en cómo esos doce signos se adaptan a estas condiciones concretas.

Para ello, este cielo de nacimiento es dividido en doce sectores, con un significado analógico al de los doce signos. De modo que ese cielo general para toda la Tierra se convierte en un cielo individual. Y si los doce signos se basan en el ciclo anual del Sol, los doce sectores 4 parten de la división diaria en doce del ciclo de rotación de la Tierra. Cada una de estas doce subdivisiones representa el arco celeste que atraviesa sobre el horizonte oriental cada dos horas como media. Los doce sectores son, pues, la transposición de los doce signos zodiacales a un plano individual.

Y así como el 1 .er signo zodiacal empezaba con la intersección de la Eclíptica con el Ecuador Celeste en el punto oriental, en este cielo individual de un recién nacido el 1 .er sector parte de la intersección de la Eclíptica, pero esta vez con el horizonte oriental del lugar y momento exactos de nacimiento. A este punto de intersección entre la Eclíptica y el horizonte oriental del lugar y momento de nacimiento se le llama Ascendente (antiguamente Horóscopo), y al punto opuesto, Descendente. A la intersección de la Eclíptica con el Meridiano superior del lugar y momento de nacimiento se le llama Medio Cielo (MC) o Zenit, y al punto opuesto, Fondo del Cielo (FC) o Nadir.

Estos cuatro puntos fundamentales del lugar y momento del nacimiento de un ser se encuentran en analogía con los cuatro momentos del año más privilegiados, los equinoccios y los solsticios. Los equinoccios o intersección de la Eclíptica con el Ecuador Celeste corresponden a la línea del ASC-DSC o intersección de la misma Eclíptica con el horizonte del lugar y momento del nacimiento; y en analogía con los solsticios se encuentra el eje MC-FC.

Y estos cuatro puntos del nacimiento (ASC-DS, MC-FC), al igual que sus análogos (los signos zodiacales correspondientes a los equinoccios y solsticios),5 poseen una naturaleza activa, ya que dan inicio a cuatro fases privilegiadas. A esta fase activa se contrapone una segunda fase de oposición-estructuración, que se resuelve en una tercera fase de síntesis, puente a su vez hacia la siguiente etapa.

Estos puntos primordiales de un tema natal, que —como hemos señalado— constan de tres fases, llamadas «angular», «sucedente» y «cadente», dan lugar a los doce sectores astrológicos del tema astral individual, analógicos en su naturaleza a los doce signos zodiacales.

A continuación, expondremos esta transposición siguiendo las triplicidades de los signos de Fuego, Tierra, Aire y Agua, con las que se encuentra esta analogía.

LOS SECTORES

angular sucedente cadente
Energía vital I V IX
Estructuración física y material X II VI
Comunicación VII XI III
Lazos emocionales IV VIII XII

Deja un comentario

Identificación