Mercurio – Simbolismo

En el orden zodiacal la Luna y el Sol —a través de sus regencias de Cáncer y Leo— ocupan el centro básico del Zodíaco, hallándose en contigüidad a éstos Mercurio, por sus regencias en Géminis y Virgo.

 

Domicilios planetarios

En este papel intermediario entre las luminarias y los demás planetas, Mercurio cumple una misión simbólica de descomposición de la luz blanca en los distintos colores. Es decir, un papel de análisis pero, asimismo, de comunicación. Esta comunicación entre la Luz primigenia (luminarias) y su manifestación en el tiempo y en el espacio, en un plano espacio-temporal, es decir, entre el Logos y el plano material (planetas), se hace posible a través del Sonido primigenio, la Palabra o Verbo, encarnados por Mercurio.

El Sol () y la Luna () en un plano espacio temporal —plano simbolizado por las dos aspas de la cruz (+)— se resumirían en Mercurio. De ahí que el simbolismo de éste aune los tres jeroglíficos: .

Mercurio desempeña, pues, el papel de intermediario entre el Logos, o Gran Conciencia Universal, y la materia, prestándole a ésta el hálito vital, la inteligencia. De este símbolo se deducen unas características atribuidas a Mercurio: conciencia, análisis racional, comunicación, palabra, voz. Este papel de coordinación, ordenación y comunicación no es más que el papel de la razón, de la inteligencia ordenadora, que permite el buen funcionamiento del organismo entero, un orden dentro de él.

En Géminis, signo mutable de Aire, y una de sus regencias, Mercurio realiza la función de análisis, de división, de comunicación mental y oral: es la inteligencia pura, la información intelectual y la comunicación —tanto la verbal y escrita como la material (comercio).

En su regencia de un signo mutable de Tierra, Mercurio es la encarnación corporal o material de ese Logos primigenio (solar), prestando estructuración y coordinación a ésta, es decir, asumiendo un papel de ordenador. Debido a esta encarnación, dicho signo es llamado Virgo, la Virgen.

En definitiva, Mercurio en un signo mutable (siempre mutable, pues su papel es de comunicación y transición al mismo tiempo que de síntesis), de aire (sabemos que el aire son las ideas), da el intelecto puro, la ciencia abstracta (matemáticas, música), la comunicación intelectual, la transmisión de ideas, la información, la palabra oral o escrita. Por otra parte, en su regencia de un signo mutable de Tierra (sabemos que la Tierra es la realización concreta), da el análisis de la materia (ciencias aplicadas: física, química, medicina), o la estructuración y orden material (buen funcionamiento corporal, higiene, dietética, medicina preventiva).

CLAVE SIMBÓLICA (Calor y Humedad)

el Verbo, la Palabra
la conciencia, la inteligencia, la comunicación
el orden, la estructuración

Deja un comentario

Identificación