Mercurio – Mitologia

Mercurio, el Hermes griego, hijo de Zeus y de Maia, cumplía en la mitología griega el papel de mensajero de los dioses, intérprete de la voluntad divina. Por ello, aparece casi siempre representado con un casco con alas o bien con unas alitas en los pies, ya que la inteligencia da alas a la materia, la palabra agiliza la comunicación humana y las ideas son rápidas y volátiles, todas ellas características de Hermes-Mercurio.

La mitología nos pinta a Hermes como un ser ágil y lleno de astucia. Ya de bebé logró soltarse de los estrechos pañales en que se solía fajar a los niños y se puso en camino hacia Tesalia, donde se encontraba su hermano Apolo. Mientras éste, ocupado en sus amores, andaba despistado, Hermes le robó 12 vacas y 100 terneras. Cuando Apolo, enfurecido, fue a reclamárselas, Hermes, mediante sus buenas razones, lo convenció de que lo mejor para él era dárselas y, a cambio, le entregó una lira que acababa de inventar, hecha con el caparazón de una tortuga y, como cuerdas, las tripas de los animales que había robado. Otro instrumento musical inventado por Hermes fue la flauta o siringa. También se le atribuye la invención del alfabeto, la música y la astronomía. Hermes era considerado como la divinidad protectora de los viajeros, de los comerciantes y, naturalmente, de los ladrones, así como de los mercados, de los oradores y de la palestra.

El emblema de Mercurio es el caduceo, formado por dos serpientes enlazadas a un bastón, símbolo de la unidad, dividida en dos complementarios, lo positivo y lo receptivo (Sol y Luna), formando la Trinidad: Padre-Sol, Madre-Luna, Hijo-Hermes.

Deja un comentario

Identificación