Dialécticta Marte/Venus

Si, como vimos, las luminarias representan la energía vital (Sol) bajo una forma concreta o cuerpo (Luna), tenemos que comprender que esta energía y cuerpo están vivos y, por tanto, se mueven, pues, de lo contrario, la inmovilidad significaría rigidez y muerte (Saturno). Este movimiento de la vida, de cualquier ser vivo, oscila constantemente entre dos fases: tensión y distensión. Esta tensión/ distensión son encarnadas astrológicamente por la dialéctica Marte/ Venus.

Para que algo exista debe producirse una tensión, que lo haga resurgir como individualidad frente a lo homogéneo o uniforme, en el que todo es uno dentro de una fusión total. Esta individualización supone una tensión, una lucha o enfrentamiento por autoexistir, por crearse una personalidad, por distinguirse de los demás seres, por conquistar el propio terreno en la vida. Este es el simbolismo de Marte: tensión individualizadora a través del esfuerzo y de la lucha. Sin embargo, después de toda tensión, cuando ésta ha alcanzado su climax viene, inevitablemente, una distensión, una relajación, un descanso, una vuelta al origen tras el movimiento y la lucha. Éste es el simbolismo del planeta Venus: distensión, relajación, armonía, acuerdo.

Tensión, lucha, guerra, seguidos de distensión, unión, amor, es la dialéctica Marte/Venus.

 

CLAVE SIMBÓLICA

Marte

Venus

Deja un comentario

Identificación