Situación espacial: las dialécticas planetarias como base del significado esencial de los planetas

En la exposición de la naturaleza y función de los distintos astros y planetas considerados en Astrología nos atenemos a dos criterios fundamentales:

En primer lugar,  el del análisis conjunto del Sol, la Luna, Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno,  que forman el llamado “Septenario” tradicional, por un lado.  Y  en la reflexión sobre los transaturninos  Urano, Neptuno y Plutón,  pues merecen consideración aparte, debido a su relativamente reciente descubrimiento, por otro.

En segundo lugar,  nuestro  objetivo es el de dar al Septenario tradicional un enfoque actual. Para ello establecemos la razón de ser de cada planeta (2),  no tanto por lugares comunes transmitidos de boca en boca o por aforismos que se pierden en la noche de los tiempos, sino mediante la comprensión de que el simbolismo de cada planeta se fundamenta ante todo en  su posición y relaciones con los demás planetas del Zodíaco,  ya que éstos participan de una misma y única estructura zodiacal. Y en este enfoque,  de índole estructural o sistémico,  respetamos las características fundamentales atribuidas a los planetas tanto por la Tradición como por la actualidad astrológicas.

Es decir, examinamos  la posición concreta que cada planeta ocupa dentro de la estructura del Zodíaco, según las regencias del orden zodiacal legadas por la Tradición.  Y estudiamos la posición y las  relaciones dialécticas que establece cada planeta dentro de esta estructura compleja pero extraordinariamente coherente que representa el Zodíaco. Por tanto, el estudio de los planetas se realiza bajo el enfoque de una Astrología estructural.

 

Domicilios planetarios.

En este análisis estructural, visión actual del Septenario tradicional, consideramos muy importante atenernos estrictamente al orden zodiacal tradicional, respetando la continuidad en éste de signos y regencias planetarias, sin acudir a teorías que prescindan de este orden, ni tampoco dejarnos deslizar hacia la fácil salida de echar mano de elementos aún por descubrir, como, por ejemplo, la existencia de hipotéticos planetas, para que así cuadre una teoría. Ya que tanto si uno se salta el orden zodiacal y planetario tradicional como si se sacan del bolsillo socorridas bazas, tales como elementos aún por descubrir, cualquier teoría es posible y toda lucubración es buena. En resúmen y de acuerdo con  la estructura del Zodíaco,  el simbolismo de los planetas se basa en criterios astronómicos (distancia al Sol, centro de nuestro sistema, el sistema solar) y en las relciones que estos mismos planetas establecen entre sí por pertenecer a una misma estructura,  el sistema zodiacal.  Por tanto,  cualquier teoria sobre el simbolismo de los planetas que no  tenga en cuenta criterios astronómicos reales, es decir que no se refiera  a  planetas  pertenecientes a  nuestro sistema solar,  o que no se base en la estructura del Zodíaco carece a  nuestro parecer de fundamento.

 

LAS DIALÉCTICAS PLANETARIAS

DIALÉCTICA LUMINARIAS/SATURNO

DIALÉCTICA MERCURIO/JÚPITER

DIALÉCTICA MARTE/VENUS

LOS PLANETAS MODERNOS

Deja un comentario

Notas
  • (2) En Astrología, al Sol y la Luna, estrella y satélite de nuestro planeta Tierra respectivamente, se los incluye dentro de la denominación de «planeta».

Identificación