Base Material

El Zodíaco, o franja celeste que constituye el fondo a través del cual, y visto desde la Tierra, el Sol hace anualmente su recorrido, rodeado de su corte de planetas, es una rueda en la que se suceden doce signos, de 30° cada uno (30° × 12 = 360° de la Eclíptica), que son en orden respectivo: Aries, Tauro, Géminis, Cáncer, Leo, Virgo, Libra, Escorpio, Sagitario, Capricornio, Acuario y Piscis.

El Zodíaco es un símbolo, como una especie de imagen esquemática, de lo que es la vida para nosotros, de su naturaleza y evolución a lo largo del tiempo.

Como el objetivo primordial de la Astrología es la «vida», ello le lleva a considerar en primer lugar cuáles son las condiciones necesarias para que surja ésta. Y, así, observa que dos requisitos básicos para que pueda nacer la vida son el calor y la humedad. En efecto, un cierto equilibrio entre calor y humedad es indispensable para ella.

En consecuencia, el Calor y la Humedad —como condiciones de vida— constituyen la base de todo el edificio astrológico: de los signos, de los planetas y de las relaciones de éstos entre sí (o aspectos planetarios). Por ejemplo, considera que aquellos planetas en los que dominen estas cualidades elementales favorecen la vida; mientras que aquellos en que primen las cualidades contrarias (frialdad y sequedad) son vistos como negadores de vida. Y del mismo modo, existen relaciones planetarias (aspectos) de tensión, cuya rigidez es fruto de la frialdad y sequedad, o aspectos de distensión, cuya flexibilidad se debe al calor y la humedad favorecedores de la vida.

También podríamos decir que en toda creación interviene un principio masculino (dinámico) y un principio femenino (plástico). Ambos actúan uno sobre otro, oponiéndose y al mismo tiempo complementándose, y se encuentran indisolublemente unidos en todo proceso generativo. El principio masculino corresponde a la cualidad de «Caliente», y el femenino a la de «Húmedo».

Efectivamente, cualquier ser o cosa que percibimos —aunque esté compuesto de una serie de partículas subatómicas o atómicas  que no percibimos y que constituyen su potencial energético— necesariamente debe poseer una forma, un cuerpo, para que pueda ser visto y tocado, es decir, percibido por nuestros sentidos. Así, una mesa o un pastel, son moléculas, átomos o partículas elementales que poseen un potencial energético —invisible para nosotros si no es con ayuda de un potente microscopio—, y que aparecen o se manifiestan a nuestros ojos bajo la forma de mesa o pastel —que sí es visible—. La energía es considerada como el principio masculino (Calor), y la forma, como el principio femenino (Humedad). Desde luego, las partículas energéticas toman siempre una determinada estructura, que es la que condiciona su forma específica; y la forma no es más que una determinada estructura de dichas partículas elementales. Dicho de otro modo, la forma que percibimos con nuestros sentidos no es más que las relaciones estructurales que establecen entre sí las partículas elementales, que son las únicas que verdaderamente poseen existencia. De ahí que, por ejemplo, en la cosmología hindú se denomine a este mundo de formas, al mundo que percibimos, como «maya», que quiere decir «ilusión».

Hemos señalado que el principio masculino ha sido designado como Caliente, y el femenino, como Húmedo.

Esquemáticamente, podría decirse que:

Lo MASCULINO es un principio dinámico, que se manifiesta en energía, impulso, acción, actividad, voluntad, dominio, realización.

Lo FEMENINO es un principio plástico, que permite la formación, estructuración y conservación del principio dinámico; da forma a la energía.

Sin embargo, toda creación es perecedera y está destinada a su destrucción. Mejor dicho, toda existencia lleva en sí misma su propia negación. Esta negación es inherente o intrínseca a todo ser. De modo que lo «Frío» se opone a lo «Caliente», y lo «Seco» se opone a lo «Húmedo».

Es decir, la ausencia de energía, calor y movimiento es frialdad, inmovilismo y muerte; la ausencia de flexibilidad o humedad es rigidez y aridez.

Veamos a continuación las características de cada una de estas Cualidades Elementales.

LAS CUALIDADES ELEMENTALES

LOS ELEMENTOS

Tagged with: , , , , , , , ,

Deja un comentario

Notas
  • nota 2
  • nota1
Bibliografia
  • el libro, editorial, autor, año
Sugerencias
  • Plúton no estoy de acuerdo.

Identificación