Sagitario

Masculino. Fuego (Caliente más Seco) = energía, acción. Mutable = síntesis y transición. Coordinación, síntesis y sublimación de la energía vital, Sagitario encarna las Leyes de creación y transformación del Universo.

Simbolismo

El centauro —símbolo de Sagitario—, ser mitológico mitad animal y mitad hombre, que lanza una flecha hacia el infinito, auna en su imagen la parte física del hombre, su parte de naturaleza (el caballo), junto con la parte específicamente humana, que se proyecta con el disparo de su flecha hacia nuevas dimensiones del espíritu. Este es, pues, un símbolo que nos habla del papel intermediario del hombre entre la naturaleza y la divinidad, debido a su capacidad de proyección y sublimación, gracias a su capacidad coordinadora y sintética.

De ahí que Sagitario, por su visión sintetizadora de las Leyes universales que rigen la vida, represente no sólo las aventuras del espíritu, como filosofía, religión, o ideología de cualquier tipo, sino también el sacerdocio como función intermediaria entre el hombre y la divinidad. Por tanto, si Aries era el guerrero y Leo, el rey, Sagitario es el sacerdote. Recordemos, asimismo, que Júpiter, planeta regente de Sagitario, fue interpretado por la mitología griega como el padre de los dioses, que reinaba omnipotente en el Olimpo.

Características físicas

Tórax fuerte y ancho, altura superior al promedio, rostro amplio, boca grande, ojos en general claros y muy vivaces, cabello oscuro y abundante.

Sagitario rige las caderas y muslos.

Características psíquicas

Como signo de Fuego, el individuo Sagitario es activo, emprendedor, energético, vital. Pero, al ser un signo mutable, posee una flexibilidad y adaptabilidad de la que carecen los otros dos signos de su Triplicidad. Es, pues, un individuo vital y exuberante, de naturaleza sociable, bondadosa y generosa. Le gusta el buen vivir y verse rodeado de gente. En su infancia, predomina la necesidad de superación de los propios límites y de proyección hacia nuevas dimensiones. De ahí que ame el riesgo y la aventura. En la madurez, domina su aspecto sociable y su tendencia a la buena vida, por lo que suele llevar una vida regalada y, tras recoger los beneficios de su lucha y esfuerzo, ocupar puestos honoríficos en su sociedad.

Así pues, Sagitario da ocupaciones que impliquen una superación de las propias fronteras y límites físicos y mentales: deportistas, exploradores, conquistadores, trabajadores en empresas relacionadas con el extranjero, importación y exportación o la diplomacia, así como escritores, editores, filósofos, legisladores o abogados. Y, por otra parte, da puestos honoríficos socialmente: Papas, obispos, senadores, gobernadores, carreras liberales; es decir, el peso del establishment social.

Deja un comentario

Identificación