Tauro

Tierra (Frío y Seco) = estructuración y materialización. Fijo = estructuración y conservación. Estructura de la estructuración, en consecuencia —y valga la redundancia—, Tauro es el signo de la materialización por excelencia, de la fijeza completa.

 

Simbolismo

El planeta regente de Tauro es Venus, la Venus Astarté, diosa griega de la fecundidad y diosa madre de la Naturaleza. La fecundidad y maternidad del signo están también simbolizadas a través de su otro regente en exaltación: la Luna, cuyo ciclo, como sabemos, está estrechamente relacionado con el ciclo de fecundidad mensual de la mujer. Este aspecto fecundante lunar se encuentra también representado por los cuernos del Toro, símbolo del signo, que se dice representan a la Luna creciente. El toro es, asimismo, símbolo de fecundación; y su hembra, la vaca, posee su período mensual de celo. Éste, que, aunque esté herido de muerte, resiste levantando tozudamente una y otra vez la cerviz, nos recuerda, asimismo, la resistencia, fuerza y tenacidad del signo de Tauro. En resumen: la fortaleza y fecundidad de la estructuración y formación.

 

Características físicas

De tórax ancho y fuerte, que, debido al cuello grueso y corto, parece como pegado al amplio rostro, de cejas tupidas, boca grande y carnosa, cabello rizado, manos fuertes, andar pausado y movimientos lentos, el individuo Tauro da ante todo sensación de solidez y estabilidad.

Tauro rige el cuello y la garganta y, naturalmente, la voz.

 

Características psíquicas

Tauro, signo terreno por excelencia, es un ser pegado a la Madre Tierra, estable y sereno como ésta, la cual, amorosamente, pase lo que pase, da cada año sus frutos, gesta y alimenta sus criaturas y, finalmente, cuando acaban su vidas,  las recoge en su regazo. Tauro es, por ello, un signo estable, fecundo, cálido, creador, sensible, sereno, trabajador, esforzado y lento. Antes de iniciar o emprender algo, el Tauro lo rumia durante largo tiempo, y mira toda novedad con desconfianza, a semejanza de la tópica mirada astuta del campesino. Per, una vez que ha decidido algo, es seguro y arrollador en su realización, como un tanque o apisonadora, hasta que lo haya llevado a buen fin.

Su carácter es muy afectivo y sensual, y le gusta disfrutar de todos los placeres de la vida, tal vez de forma algo primaria: la buena comida y bebida, el sexo y el amor.

Su tendencia a la estructura se expresa en general por una absoluta necesidad de seguridad material, por lo que suele acumular bienes y, sobre todo, dinero. Debido a ello, puede dar desde campesinos a banqueros, pasando por cantantes, sobre todo de ópera, debido a su extraordinaria voz.

Persona afable y serena, tiene una extraordinaria paciencia y capacidad de resistencia. Pero ¡ay! del día —muy de tanto en tanto, es verdad— en que estalla. Entonces, su cólera no tiene límites y hay que apartarse de él, ya que puede llegar a perder el total control sobre sí mismo.

En resumen, un signo de sensibilidad y sensualidad fecundas, que, ante todo, se distingue por su estabilidad y realismo.

Deja un comentario

Identificación