Piscis

Signo de Agua = emocionalidad, y Mutable = fusión y expansión, Piscis simboliza la receptividad, fusión y expansividad emocional.

Simbolismo

Venus y su hijo Cupido, sentados a orillas del Eufrates, vieron venir hacia ellos al monstruo Tifón. Aterrorizados, se arrojaron al río, de donde fueron salvados por dos peces. En agradecimiento, la diosa los colocó en el cielo, y así nació la constelación de Piscis, representada por dos peces. As, el signo de Piscis está simbolizado por dos peces.  Estos dos peces nadan en direcciones opuestas: uno como si quisiera escapar de la rueda de la vida y el otro regresar a ella. Signo de las aguas infinitas, las astros regentes de este signo son dos planetas de expansión y dilatación: Júpiter, mitológicamente, el Zeus griego, padre de los dioses, que reina majestuoso desde el Olimpo, y Neptuno, dios del Océano, cuyo tridente ha pasado al símbolo de dicho planeta ( ). Los tres picos de éste, unidos por un mismo brazo, simbolizan la unidad en su diversificación. Signo del infinito, de las aguas abismales, Piscis representa las fuerzas del inconsciente, pero, asimismo, la consciencia individual que se debate contra las fuerzas de éste, a semejanza del pez que escapa de esas aguas y que de nuevo vuelve a ellas, hasta recrear en sí la unidad, la armonía, simbolizada por el tridente de Neptuno.

Características físicas

Formas redondeadas, suaves y desvaídas, ojos grandes de acuosa mirada, tez olivácea y cabello oscuro, la impresión general es de morbidez, sensualidad y evanescencia, pero de gran magnetismo.

Piscis rige los pies.

Características psíquicas

Signo de Agua y Mutable, la naturaleza de Piscis es de una extrema receptividad y sensibilidad, abierta a toda la belleza, placer y sugerencias del momento, a la multiplicidad y complejidades de cada instante, hasta el punto de que puede perderse a sí mismo, olvidar su propia identidad en aras de la fusión inmediata con el medio que lo rodea.

Esta pérdida de sí mismo la vive como un sufrimiento constante, por lo que continuamente Piscis suele quejarse de lo solo, pobre y abandonado que se encuentra. Ello se debe también a que, a pesar de tanta receptividad, le es difícil contactar con el exterior, agobiado como está por su propia subjetividad, por su emocionalidad, por sus nebulosas sensaciones, presagios e intuiciones, que le hacen perder el mundo cotidiano de vista.

En esta pérdida, puede entregarse a todas las ilusiones y espejismos e incluso sumergirse en morbos u oscuridades, o cualquier paraíso artificial: alcohol, drogas, locura, mediumnidad…

Pero cuando no se pierde, éste puede ser el signo más elevado del Zodíaco, el signo de la exaltación, de la inspiración e iluminación, y puede dar grandes artistas, músicos, hombres de ciencia, visionarios, clarividentes o místicos. Pero es difícil discernir, dentro de la extrema dualidad del signo, cuál de los dos aspectos primará: el del iluminado o genio, o bien, el del loco o farsante.

Deja un comentario

Identificación