Escorpio

Signo de Agua = emocionalidad, y Fijo = estructuración, fijeza y conservación, Escorpio simboliza la fijación y perdurabilidad de las emociones, la pasionalidad.

Simbolismo

Simbolizado por el escorpión, animal que, cuando se ve acosado, clava su venenoso aguijón contra sí mismo, Escorpio, opuesto en la rueda Zodiacal a Tauro, signo, como ya vimos, de la estructura física, representa la desintegración de esta estructura a través de la muerte, así como la desaparición del Yo a través de la fusión amorosa con el Otro. Es, pues, el signo del sexo y de la muerte, del magnetismo del «deseo», como instinto de vida, que, negado, se transforma en instinto de muerte. Vida-Muerte en lucha encarnizada. Pero así como la unión sexual puede dar vida a un nuevo ser, la muerte de Escorpio es una regeneración, la muerte de lo demasiado rígido, estancado o limitado, para dar nacimiento a una nueva vida, a una nueva entidad.

El planeta regente de Escorpio es Marte. Marte, planeta de tensión, era mitológicamente el dios de la guerra, que sembraba la muerte y destrucción a su paso por el campo de batalla.

Ahora bien, en la Astrología actual se le atribuye también a Escorpio la regencia de Plutón.  Plutón, astro de la regeneración, era el Hades griego, el dios de los Abismos o los Infiernos, señor del Tártaro o zona de los muertos, pero también era considerado como el dios de los metales preciosos que la tierra oculta en su seno, de ahí su nombre de «Pluto» o «el rico». Tanto el simbolismo astrológico de los planetas regentes como estos mitos dan la idea de profundidad, de poder oculto y muerte regeneradora, característicos del signo de Escorpio.

Características físicas

El Escorpio suele ser de complexión pequeña y fuerte, de tez y cabello muy oscuro y ondulado, ojos pequeños, hundidos y negros y, sobre todo, mirada extraordinariamente penetrante. Sus movimientos son rápidos y precisos.

Escorpio rige los genitales. Pero también, los órganos excretores y, por ello, el aparato urinario (regencia que comparte con el signo de Libra).

Características psíquicas

La característica dominante de Escorpio es su gran concentración, que presta extraordinaria intensidad a todos sus actos. Posee mucha capacidad de trabajo, tenacidad y resistencia y es enormemente fecundo y creativo. Estas capacidades se basan en su gran fuerza sexual, energía que, sublimada, constituye una gran potencia creadora. Si esta energía del Escorpio no encuentra cauce de expresión, se quedará interiorizada y como coagulada en su interior, pudiendo en su extremo volverse destructiva contra los demás y contra sí mismo, como el escorpión que vuelve contra sí el aguijón.

El Escorpio, cuando trabaja, trabaja, y cuando ama, es todo apasionamiento e intensidad, pero, cuando odia, es asimismo implacable. Por ello, suele, ante una ofensa, esperar uno, diez años, toda la vida, hasta que la ocasión se presente, y entonces, su venganza es tremenda y fulminante. «Siéntate a la puerta de tu casa y verás pasar el cadáver de tu enemigo» podría ser un proverbio inventado por un Escorpio.

Cuando al Escorpio le interesa algo o alguien, vuelca en ello todo su ser por entero y se prepara tenazmente y en silencio hasta su consecución. Y cuando la ocasión es propicia, sin dispersarse en ruido inútil o en cuestiones marginales, surge, tremenda, su fuerza, aplicada con gran precisión al objetivo, mediante tan rápida y serena acción que su realización parece sin esfuerzo, algo por completo natural. Evidentemente, una vez obtenido su objetivo, el Escorpio será de una posesividad total y para siempre.

Escorpio suele ser muy destructivo y hundirse en graves crisis, pero una de sus grandes cualidades es el poder de regeneración, pues, aunque se vea hundido mil veces, siempre, cual ave Fénix, sabe resurgir de sus cenizas.

Deja un comentario

Identificación